Mi hija iba a ser un vegetal y ahora come, anda y habla

                  La verdad.es, diario de Alicante
  
Inmaculada Cañizares muestra a su hija la decoración de las instalaciones. / P. UCLÉS

   Cada día recorre 160 kilómetros para llevar a su hija a la Fundación Salud Infantil de Elche. Inmaculada Cañizares es madre de una niña de tres años con Síndrome de West y para ella encontrarse en su camino con los profesionales que trabajan en la Fundación ha sido casi como un milagro.

   Aceptar el diagnostico de su hija «fue muy duro», incluso llegaron a decirle que quedaría en estado vegetal. Durante mucho tiempo estuvo hundida emocionalmente, pero gracias a la atención que este centro a dispensado a la niña «ella es feliz, come, anda y empieza a hablar».

favoritos

favoritos-en-la-red

Contactar

 c/ Hermanos Velasco López, 1 Bis
28250 Torrelodones (Madrid) – España
TELÉFONO: 91 631 90 11

Escríbenos