Campamento “Juntos mola más”

Gracias al concurso TERRITORIOS SOLIDARIOS de BBVA trece niños de la Fundación Síndrome de West pudieron disfrutar de forma totalmente gratuita de un campamento junto a sus hermanos, una experiencia que ha resultado de lo más positiva para unos y otros.

cartel_bbva La fecha elegida para este campamento fue del 1 al 5 de mayo haciéndolo coincidir don el puente, de este modo ayudábamos a las familias de fuera de Madrid a participar en el campamento y a la vez disfrutar de unos días de “respiro”. El lugar elegido para esta aventura fue La Casa Rural El Quijote de Ugena, una de nuestras preferidas.

Para la mayoría de los niños, 22 chavales de entre 2 y 17 años, era la primera vez que participaban en una actividad de este tipo pasando varios días fuera de casa lejos de sus padres y junto a sus hermanos. Los retos eran muchos: conocer otros niños, compartir vivencias y, sobre todo, disfrutar de experiencias que en otros ámbitos son difíciles de hacer comprender. Algunos de los chicos comentaban que sus compañeros de colegio o sus amigos no entienden que sus hermanos sean diferentes al resto de niños.

Gracias al buen ambiente y la normalidad reinante, con el paso de los días, los hermanos fueron asumiendo la “responsabilidad” del bienestar de sus hermanos West, sobre todo los más mayores, que pronto se convirtieron en referencia de los más pequeños. ¡Si Diego quiere jugar al fútbol nosotros también!, decían los pequeños.

Talleres y deporte para los hermanos
Por las mañanas, los hermanos realizaban diferentes talleres creativos: confección de carteles para las habitaciones, elaboración y pintura de figuras de arcilla como regalo por el Día de la Madre, talleres de Goma Eva… Dada la variedad de edades dentro del grupo los monitores ayudaban a los niños atendiendo a su edad y destreza.
burros
Como al fin y al cabo estos días eran de vacaciones y ocio también para ellos, los horarios fueron flexibles para permitirles realizar el mayor número de actividades posibles con sus hermanos, por ello pasaron muchos ratos haciendo deporte, jugando y, sobre todo, visitando a los animales de la granja-escuela, que fue una de las actividades que más éxito tuvo: al menos una vez al día los niños paseaban por la granja alimentando a los animales junto a sus hermanos. ¡Incluso pudieron montar una mañana en burro!

Además, se desarrollaron dos actividades fuera del recinto de la granja-escuela: una marcha a Ugena el viernes por la tarde donde además de pasear pudieron asaltar la tienda de chuches y estar un ratito al sol en un parque mientras se las comían, y una salida a la piscina municipal del pueblo en la jornada del sábado. El grupo de hermanos disfrutó especialmente estas dos actividades ya que encontraron dos formas diferentes de compartir diversión junto con sus hermanos West.

Estimulación a través del juego para los West


asamblea Los niños afectados por el Síndrome de West necesitan seguir sus pautas y tener estructurado su día a día, por ello cada mañana se realizaba una asamblea (como las que se hacen en los coles) en la que se les avanzaba las actividades que iban a realizar durante la jornada.

Los monitores habían preparado un programa de actividades adecuadas a las necesidades de los niños West que asistían al campamento. Dos de las más interesantes fueron los talleres de estimulación sensorial para los cuales contaron con materiales adaptados cedidos por la empresa “Juntos para Crecer”, ¡un verdadero descubrimiento!

taller_luz Dejando todo el salón a oscuras y tumbados sobre mantas en el suelo los peques disfrutaron de una sesión de estimulación visual con dos tipos de lámparas luminosas, unas cambiaban de color y otras representaban figuras. Ambas eran frías y de colores suaves, por lo que los peques podían acercárselas todo lo que quisieran a la cara e incluso explorarlas con la boca sin ningún peligro.

El taller de estimulación táctil fue igualmente interesante. La arena de interior encandiló tanto a los pequeños como a los monitores. Se trata de arena de playa que mezclada con gel permite que no se desmenuce. ¡Lo que disfrutaron los niños jugando con ella!

Además, jugaron con plastilina Bubber, la cual era tan blandita que permitía quela manipularan también los niños con problemas motores, que habitualmente no pueden jugar con la plastilina normal. ¡Les chiflaba separar la plastilina y dejar que sus dedos quedaran atrapados!

La experiencia de probar estos materiales, así como los artículos de propiopercepción y estimulación cognitiva, también cedidos por “Jugando a Crecer”, fue completamente positiva, ya que eran perfectos para poder llevar a cabo actividades adecuadas a las necesidades de nuestros chicos.

Como conclusión, creemos que estos días de campamento fueron muy beneficiosos para los afectados por Síndrome de West y un poquito más si cabe para los hermanos, que ganaron en autonomía y responsabilidad para con sus hermanos; aprendieron disfrutando de las diferentes actividades realizadas; compartieron tiempo libre de calidad junto a sus hermanos West e hicieron amigos con los que compartir sus experiencias. Este campamento les ha ayudado a darse cuenta de que no son los únicos que tienen un hermano "especial", lo que les ha ayudado un poco más todavía a aceptar y normalizar la situación.

Hubo grupitos de chicos y chicas, sesiones de tele y de Wii, incluso noches en las que las niñas pasaron mensajitos a los niños por debajo de la puerta, pero… ¿tampoco es necesario que los papis se enteren de todo, verdad? Sonrisa

Desde estas líneas queremos agradecer nuevamente a BBVA porque este campamento haya sido posible y animarles a que sigan con la gran labor que realizan ayudando a entidades como la nuestra. Esperamos que este breve resumen les ayude a comprender lo importante que ha  resultado para nosotros recibir esta ayuda. ¡Muchas gracias BBVA! ¡Hasta la próxima!


PARA VER LA GALERÍA DE IMÁGENES PINCHA AQUÍ .

PARA VER LOS VÍDEOS PINCHA SOBRE CADA FOTO.

favoritos

favoritos-en-la-red

Contactar

 c/ Hermanos Velasco López, 1 Bis
28250 Torrelodones (Madrid) – España
TELÉFONO: 91 631 90 11

Escríbenos