El trasplante de células madre podría restaurar la función motora en casos de parálisis isquémica

   Un estudio publicado en Neuroscience recoge que seis ratas paralíticas por una isquemia medular han vuelto a andar normalmente seis semanas después de haber recibido células madre medulares humanas desarrolladas por una empresa estadounidense.

   Aunque estas ratas no eran capaces de mantenerse de pie dos meses antes del tratamiento, han mostrado mejoras significativas de su movilidad en sus extremidades posteriores y un incremento del tono muscular tras el trasplante. En todos los animales estudiados, la mayoría de las células trasplantadas sobrevivieron y se convirtieron en neuronas maduras. 

   Estas ratas sufrían paraplejía espástica isquémica, una dolorosa forma de espasticidad extrema y rigidez que causa una permanente e intratable pérdida de la función motora y parálisis. En humanos, esta paraplejía puede producirse tras una cirugía para la reparación de aneurismas aórticos.

   Durante el estudio, que duró dos meses, a 16 ratas se les indujo isquemia de la médula espinal; a nueve de ellas se les inyectaron células madre después de la parálisis (10 inyecciones, 30.000 cél./inyección). Se evaluó la recuperación motora siete días después y se observó la existencia de una progresiva recuperación de las funciones ambulatorias en los animales con el trasplante de células madre. De hecho, seis de las nueve ratas que recibieron el trasplante volvieron a andar a las seis semanas. Las otras tres sólo mejoraron la movilidad en sus extremidades.


   Se realizó un estudio adicional de tres meses de duración para asegurar la recuperación de la función motora y la espasticidad; se trasplantaron células madre a 13 ratas (25-30 inyecciones, 10.000 cél./inyección). Las ratas con el trasplante de células madre mostraron una mejora de su función motora y eran capaces de mover sus extremidades inferiores. Esto se correlacionaba directamente con el grado de reducción de la espasticidad (medido mediante potenciales evocados), aunque estas ratas no volvieron a andar.


   En este estudio se ha reconstruido el circuito neuronal y se demuestra que la implantación directa de células neuronales humanas dentro de la médula espinal permite una progresiva recuperación de la función motora. Éste podría ser un tratamiento efectivo para pacientes que sufren el mismo tipo de parálisis isquémica. 

favoritos

favoritos-en-la-red

Contactar

 c/ Hermanos Velasco López, 1 Bis
28250 Torrelodones (Madrid) – España
TELÉFONO: 91 631 90 11

Escríbenos