¡¡¡Víctor, lo que has conseguido es muy grande!!!

A la 1:23h de la madrugada del sábado al domingo, Víctor Sanmarini abandonó su intento de batir el récord Guinness debido al sueño y al cansancio acumulado.

Lo hizo como la gran persona que es. Después de 84 horas tocando (a las que habría que restar el tiempo que había descansado) se colocó delante de la batería y explicó a todos los presentes que no se encontraba en condiciones de seguir. El público estalló en aplausos y en frases de aliento para el joven que, a pesar de la lógica tristeza, queremos que se sienta orgulloso de todo lo que ha hecho.

Las últimas dos horas habían sido especialmente duras. Cada vez le resultaba más difícil completar la hora que le permitía descansar 5 minutos, según el reglamento. El público le mostraba su aliento, pero el cansancio cada vez era más acusado. La emoción y la tensión se apoderó del teatro.

Víctor ha conseguido que el Síndrome de West sea muchísimo más conocido en nuestro país y ha conquistado la admiración de todas las personas que le hemos conocido y de todos aquellos que han seguido su hazaña a través de los medios de comunicación e Internet.

Gracias por tu esfuerzo, tu entrega y tu corazón. Detrás del éxito siempre tendría que haber personas como tú. ¡Gracias batería! Nos has hecho vivir una experiencia inolvidable.

Pd: Víctor cayó rendido en la cama. Sigue durmiendo. Van a pasar varios días hasta que pueda ordenar en su cabeza todos los sentimientos y experiencias que ha vivido en los últimos días. Mientras Rosa, su madre, gran referente para el batería, prepara puré de patatas, su plato de comida favorito, para cuando se despierte… están, estamos, muy orgullosos de él.  ¡Te queremos!


¡¡¡ VAMOS VÍCTOR!!!



Es asombrosa la magnitud que está alcanzando la hazaña del chico de la batería. Por el teatro municipal de Sant Feliù de Gixols no ha parado de pasar gente desde el miércoles para mostrar su cariño a Víctor y transmitirle toda su energía. Gracias a este muchacho de corazón gigante el Síndrome de West ahora es mucho más conocido en nuestro país.



victorweb


Día 1 de abril - A por el récord!!
A las 13 horas y ante gran expectación de público y medios de comunicación, Víctor da comienzo a la prueba. Esta nervioso pero según pasan las horas estos nervios se van transformando en diversión. Se le ve en la cara, está disfrutando, la batería es su pasión. Ha elegido canciones preciosas que hacen que en más de una ocasión los asistentes comenten que se les pone la piel de gallina al escucharlo tocar.

Allí están su familia, sus amigos, representantes de la corporación municipal y un montón de personas anónimas que vienen a darle ánimos. Víctor en todas las entrevistas que ha realizado les había pedido que vieran a divertirse, que bailen, que disfruten y que sobre todo miren más allá del muchacho que está tocando la batería, ya que él hace esto por una buena causa, ayudar a las familias con niños que padecen Síndrome de West y dar a conocer esta terrible enfermedad que con sólo 7 años se llevó la vida de su hermana.

Por la tarde se anima el teatro, los alumnos de taekondo han querido visitar a Víctor. Uno a uno sube al escenario y después de saludarle hacen una demostración. Todas las asociaciones de la localidad han mostrado su apoyo a la iniciativa y pasarán durante los seis días que dura el récord a acompañar al batería.

Gran labor es la que están realizando los voluntarios, todos aquellos que así lo desean están actuando como testigos de lo que allí está ocurriendo, apuntan en una ficha la hora a la que llegan y a la que se van, dan fe de que Víctor estaba tocando y si realiza algún descanso queda reflejado (puede parar 5 minutos por cada hora). Estas fichas serán enviadas por el músico a Guinness World Record, junto al testimonio de unos notarios y una cinta ininterrumpida de las 120 horas tocando.

Tanto los testigos, como sus amigos, familia y aquellos que quieren colaborar dan beber y de comer a Víctor mientras toca. Un fisioterapeuta y una doctora velan por el buen estado de salud de Víctor en todo momento.

Tras salir en multitud de medios de comunicación, cada vez más vecinos se acercan a conocer al chico de la batería, alguno incluso le trae algo de comer. Un hombre amabilísimo nos cuenta que estaba viendo la televisión y al enterarse de lo que sucedía le ha dicho a su mujer que le prepara un caldo rico en proteínas que quería llevárselo al muchacho al teatro. Víctor está feliz al recibir todas estas muestras de cariño.

Llega la noche, el cansancio empieza a aparecer en la cara del batería pero de repente todo cambia y el escenario se convierte en una discoteca improvisada, Víctor sonríe, está disfrutando.


Galería de fotos


Día 2 de abril- Feliz cumpleaños!!!
Víctor nunca olvidará sus 34 cumpleaños. A las 9.30 de la mañana llega la primera tarta para Víctor en mano de dos de sus amigos. El catalán no puede reprimir las lágrimas.

Se encuentra con muchas fuerzas, mucho más cómodo que el primer día, se le nota a la hora de tocar, su expresión es alegre y no para de dedicar sonrisas.

La gente no deja de acudir a verle, todo el que fue el primer día repite, y es que es asombroso lo que este muchacho está intentando conseguir.

Por la tarde llega la fiesta de cumpleaños, Rosa, la madre de Víctor, ha encargado la mejor tarta de cumpleaños para su hijo, es enorme y sobre ella reposan una batería y unas baquetas. Dos peluches enormes acompañan ahora a Víctor en el escenario.

Hoy tampoco falta quién venga a traer un caldo para Víctor. Además un pizzero quiere colaborar ¿qué puedo hacer? Decidido. Traerá pizzas calentitas para los voluntarios, todavía queda mucha gente buena por el mundo.

Entre las muchas familias que se acercan a acompañar a Víctor conocemos a una que comprende la enfermedad muy de cerca, Anna tiene una niña con Síndrome de West, A pesar de que los comienzos fueron muy muy duros, hoy está feliz porque la pequeña se encuentra muy bien, pronto se pondrá en contacto con la Fundación para compartir con nosotros su historia.

Víctor recibe una visita inesperada, la siempre alegre Regina do Santos no ha querido perderse la proeza del músico catalán. Cada vez sabe más gente de la existencia del récord y del Síndrome de West.

Por cierto, Víctor tiene sobre el escenario un libro de visitas en cuyas páginas aparecen todos los mensajes que ha recibido de cariño en nuestra web.

La noche ha sido dura, el batería comienza a acusar el cansancio pero afronta la mañana con la mejor de sus sonrisas y el ánimo intacto.


Día 3 de abril- “Ya no se habla de crisis, sólo del chico de la batería”
Este es el texto que reza una pancarta enorme que preside el teatro municipal de Sant Feliù y que ha instalado uno de los amigos de Víctor.

La idea que surgió del corazón de este muchacho catalán se ha convertido hoy en un verdadero acontecimiento social.

La noche del jueves resultó dura; Víctor empezaba a acusar el sueño. Necesitaba acumular minutos para dormir un poco, pero parecía inviable. Cada hora necesitaba descansar esos 5 minutos que permite el reglamento Guinness. Sin embargo, con la llegada de la mañana el chico de la batería resurgió. Consiguió poder darse una ducha y, como nuevo, ha encarado la jornada como el gran campeón que es. Pasaron las 48 horas desde el inicio de la prueba y también las 60… ¡no hay quién le pare!

En la platea del teatro se acumulan las emociones. No cabe un alfiler. Hoy han ido a acompañarle la Asociación de Gigantes y cabezudos de la localidad, así como la mayoría de alumnos en edad escolar. Es impresionante el apoyo que está recibiendo de todos los vecinos de la localidad y de los pueblos cercanos. ¡Con la llegada del fin de semana esto sólo puede ir a más!

Como siempre, la gente no ha dejado de aportar lo que tiene: el farmacéutico los productos de su farmacia, una marca de cerveza ha traído nuevas cajas de bebida… Se ha montado un bar solidario con el apoyo de varias marcas, cada cual coge su bebida y entrega un donativo que Víctor cederá junto a las aportaciones que los asistentes que así lo desean dejan en una urna a la Fundación Síndrome de West. Actitudes como esta dejan a una sin palabras. ¡¡¡Ánimo Víctor!!! ¡Qué hombre!

Día 4 de abril – Ya van tres días sin dormir!!!
Ya ha superado la mitad del récord!!

Con la llegada del fin de semana el teatro está a reventar! Sin lugar a dudas esto anima a Víctor, que saca fuerzas de flaqueza y con seguridad afirma “lo voy a conseguir”. El cansancio físico ya se ha adueñado del joven catalán pero su fuerza y su alma le van a llevar en volandas hasta la madrugada del lunes al martes, cuando alcanzará su proeza.

El sueño, las llagas, el cansancio y el dolor de ojos son la penitencia que está pasando Viktor en su peculiar calvario. La doctora y el fisioterapeuta indican a la familia y a los voluntarios cuál es la mejor manera de ayudarle. Un preparado médico para combatir el sueño, estiramientos, masajes, paños húmeros que refrescan su cara, gafas de sol y gotas para los ojos tratan de aliviar el dolor del batería.

Los momentos emotivos no dejan de sucederse. Hoy también ha contado con visitas muy especiales. Una de las que más ha sorprendido al músico es la del televisivo Javier Sardá, la cara del catalán no podía disimular su sorpresa. Es imposible que Víctor antes de empezar la lucha por esta buena causa imaginara que su gran corazón iba a conquistar el de tantas y tantas personas. Curioso y de agradecer, ha sido también el momento en el que una pareja de novios después de contraer matrimonio se han pasado por el teatro a animar a Víctor. Como era de esperar, también han sido muchas las familias afectadas por el Síndrome de West que han querido demostrarle y agradecerle in situ lo que está haciendo por ellas.

Uno de los momentos más bonitos que se ha vivido sobre el escenario del teatro ha sido cuando un joven de 18 años afectado de esta enfermedad ha venido expresamente de Barcelona a conocer a Víctor y se ha colocado detrás del músico baquetas en mano. Víctor le ha agradecido con cariño el gesto y le ha dicho que le enseñará a tocar la batería, el muchacho, encantado, le ha contestado que le gustará aprender.

Ya son numerosas las pancartas que cuelgan en el teatro y muchísimos los dibujos y regalos que todo el mundo deja junto a su batería. Víctor ha logrado ya su propósito: gracias a él, el Síndrome de West es muchísimo más conocido y las familias que padecen esta enfermedad se sienten menos solas. En esto los medios de comunicación han tenido mucho que ver, que han apoyado desde el principio la iniciativa de Víctor.

Bebida, comida, incluso fruta han traído personas anónimas y los trabajadores del mercado para el batería así como para los voluntarios, a quienes también hay que dar un aplauso por su gran esfuerzo. Emociona conocer la cantidad de buenas personas que se han reunido estos días en Sant Feliu, tanto sobre el escenario como llenando la platea.

Mientras la foto de Marta descansa al pie de la batería dándole fuerza.




RÉCORD EN TELEVISIÓN 
Para ver las imágenes que han emitido las principales cadenas de televisión sobre el récord de Víctor pincha en los siguientes enlaces:

TV3

ANTENA 3

TV GIRONA (minuto 7)

TVE (España directo, minuto 70)

ACN (YOUTUBE)

favoritos

favoritos-en-la-red

Contactar

 c/ Hermanos Velasco López, 1 Bis
28250 Torrelodones (Madrid) – España
TELÉFONO: 91 631 90 11

Escríbenos